Anécdotas para llevar

Bones Festes (Ricky? Quién es ese tío!)

Cada año, cuando llegan estas fechas y veo el alumbrado navideño, me acuerdo del increíble guitarplayer Ricky Araiza, un músico que en los 60 tocaba con Chris Hilman (después miembro de The Birds), Eric Hord (The Mamas & the Papas) i Bernie Leadon (The Eagles). No en vano toda esta movida revolucionaria del hipismo le pilló en San Diego, donde estuvo viviendo de la música hasta que la modernidad tecno soplo la vela del rock, hacia los años ochenta. Entonces decidió rebuscar en sus raíces españolas y recaló en Barcelona, donde estuvo quince años tocando con La Vella Dixieland.

Yo le conocí unos años después, en el mítico y barcelonés Astrolabi, leche de continuación de la época antes descrita. Cuando estás con Ricky, algo vibra mucho, y es que, su actitud, sus palabras y su manera de pensar y hacer, te dejan claro que una leyenda del rock se ha despegado de una revista de la época y que ha salido para tomarse una copa. Ricky. para colmo, practica un Spanglish de libro (qué absurdo) y con su acento de California cuenta anécdotas de mucha altura.

“Cuando llegué a Barcelona en los 80, yo flipé con las luces de Navidad, You Know? Veía por todos lados anunciado “Bones Festes” y yo pensaba, “¡who the fuck is este artista que está anunciado en todas las calles! ¡Y encima con bombillas!”

En inglés “bones” significa “huesos”, pero también se ha usado mucho como sobrenombre para llamar a ciertos instrumentistas  de viento como Thomas “Bones” Malone o tantos otros.

Permitidnos desearos a todos con acento de Ricky: “¡Bouns Festes!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *